jump to navigation

Pequeño hombrecito en movimiento (III) 22 Mai 2011

Posted by Carles Campomar in Mientras una parte del mundo duerme.
1 comment so far

 

 

En esos días en que el dolor,

hace presencia en tu pequeño cuerpo,

en esos días que necesitas de nuestros abrazos,

por tu malestar enfermizo.

 

Quieres estar en nuestros brazos,

pero al mismo tiempo quieres jugar,

sin tener fuerzas en tu interiormente,

pero ser un bichito imparable exteriormente.

 

Tus ojos se ven cansados,

junto a tu carita de pillín,

con esa sonrisa que nunca falta,

nos hace pensar que eres feliz.

 

Siento pena al ver que no puedes dormir,

por culpa de tu malestar,

cuando enfermito estas contra tu voluntad,,

y yo haciendo lo posible por tu dolor aliviar


El mundo es incierto 10 Mai 2011

Posted by Carles Campomar in Mientras una parte del mundo duerme.
add a comment

 

El mundo es incierto,
en esta ciudad de las mentidas,
en este pueblo de las envidias,
en esta aldea de la verdad.

Las casas son de paja,
donde las niñas aprenden a ser mujeres,
donde los hombres se sienten superiores,
donde los seres superiores son realmente inferiores.

Los corazones son grandes,
en esos cuerpos de niños,
explotados por trabajar,
en la edad de jugar.

En esta ciudad que no para,
ni en el tiempo de descansar,
en el de estar con tu familia,
sin tener que pensar en trabajar.

En este mundo de falsas esperanzas,
de las esperanzas que se fueron volando,
por un mundo mejor que nunca llegara,
por un mundo mejor que jamás existirá,

El mundo es incierto,
en esta ciudad de las mentidas,
en este pueblo de las envidias,
en esta aldea de la verdad.

Las casas son de paja,
donde las niñas aprenden a ser mujeres,
donde los hombres se sienten superiores,
donde los seres superiores son realmente inferiores.

Los corazones son grandes,
en esos cuerpos de niños,
explotados por trabajar,
en la edad de jugar.

En esta ciudad que no para,
ni en el tiempo de descansar,
en el de estar con tu familia,
sin tener que pensar en trabajar.

En este mundo de falsas esperanzas,
de las esperanzas que se fueron volando,
por un mundo mejor que nunca llegara,
por un mundo mejor que jamás existirá,

 

Esa cajita de los recuerdos 26 Abril 2011

Posted by Carles Campomar in Mientras una parte del mundo duerme.
add a comment

 

No abras esa cajita de tus recuerdos,
que escondes a ojos de todos,
y que nadie jamás la podrá abrir,
para que te puedan juzgar.

Dentro esta tu diario en blanco,
que esconde las lágrimas derramadas,
por esos príncipes de cuentos,
que nunca tienen final feliz.

La caja de tus secretos invisibles,
que esconde la foto de ese primer beso,
que se a vuelto amarillo al paso del tiempo,
y se vuelve húmedo cuando piensas volver a sentirlo.

Un collar que te regalo el príncipe azul,
que en ogro se convirtió,
que te dejo sola con un hijo,
en esa edad de crecer.

Tu cajita de los secretos,
que contigo te llevara,
esos bellos recuerdos,
que nadie mas que tu podrá valorar.

Sentado en un banco 12 Abril 2011

Posted by Carles Campomar in Mientras una parte del mundo duerme.
add a comment

Sentado en un banco vi llorar,
a esa madre que una vez fue hija,
a esa hija que una vez fue amante,
a esa amante que no quiso ser esposa.

A esa esposa que no pudo ser niña,
a esa niña que un día será abuela,
a esa abuela que un día fue una luchadora,
a esa luchadora que una vez fue maltratada.

A esa maltratada que pensó sentirse amada,
a esa amada que lo dio todo por su novia,
a esa novia que recibió el ramo de boda,
a esa boda que nunca fue.

El ultimo dia en mi isla 27 Març 2011

Posted by Carles Campomar in Mientras una parte del mundo duerme.
add a comment

 

Te mando una postal de mi tierra,
para que recuerdes esos momentos,
que pasamos ese invierno,
recorriendo rincones eternos.

Para que recuerdes pensamientos pasados,
y los momentos de placer en los rincones oscuros,
donde amanecíamos abrazados,
en los lugares mas bonitos de mi isla.

Te hecho de menos al no tenerte,
al acordarme de ti, cuando quiero evitarlo,
al llorarle al alba por tus recuerdos,
que perdimos junto en el momento de despedirnos.

Te mando un frasquito lleno de arena,
con aroma de sal de roca,
donde nos sentamos a ver nuestro amanecer,
el ultimo día antes de tu desaparecer.

Llorare tu ausencia asta tu regreso,
ese día que nos volveremos a encontrar,
abrazados a esas rocas,
que juntos nos hicieron soñar.